DiscoveringSevilla.es
Inicio   /   Qué ver   /   Triana
120x600 Hotel Exterior
TrianaTriana y calle Betis

Triana es un barrio de la ciudad de Sevilla (España) y uno de los once distritos en que está dividida a efectos administrativos la ciudad. Está situado en el oeste del municipio. Limita al sur con el distrito de Los Remedios; al este, con los distritos Casco Antiguo y Macarena; al norte, con el distrito Norte y el municipio de Santiponce; y al oeste, con los municipios de Camas, Tomares y San Juan de Aznalfarache. Triana toma su nombre del antiguo barrio tradicional homónimo, ubicado junto al río Guadalquivir, a la otra orilla del núcleo histórico. El distrito comprende los barrios de Triana Casco Antiguo, Barrio León, El Tardón-El Carmen, Triana Este y Triana Oeste.2 La Isla de la Cartuja se considera administrativamente dentro del barrio de Triana Oeste

Según la mitología, la diosa Astarté huyendo de la persecución amorosa de Hércules, fundador mitológico de la ciudad de Sevilla, vino a refugiarse en la orilla occidental del Guadalquivir fundando Triana.3

También ha suscitado interés para los investigadores el origen de su nombre. Tradicionalmente, se vinculó a su pasado como colonia romana fundada por Trajano, el emperador nacido en Itálica, Trajana-Triana. Según algunos autores, el nombre, provendría de una fórmula de compromiso entre los celtíberos y los romanos, Tri, tres del romano y Ana, río, de origen celtíbero, ya que por esa zona el río se dividía en tres. Esto es lo que sostiene Justino Matute Gavira en su obra Aparato para describir la historia de Triana y de su iglesia parroquial; "otros deducen su nombre de Trans amnem, expresión con que los latinos significaban lo que está más allá del río... y aún los árabes por esta misma circunstancia llamaban a Triana Ma wara an-nahr, que vale tanto como allende el río: la transfluvial, aunque más comúnmente le decían Atrayana o Athriana..."4 Puente de TrianaLa vía más corriente de acceder hasta Triana, desde Sevilla, es a través del conocido como Puente de Triana, verdadera seña de identidad para los vecinos del barrio, fue construido entre 1845 y 1852 por los ingenieros Gustavo Steinacher y Ferdinand Bennetot, su denominación oficial es puente de Isabel II.

Esta moderna construcción de hierro sustituyó al primitivo Puente de barcas, está declarado Monumento Histórico Nacional desde 1976, tras superar un intento de demolición.

Al desembocar en Triana, desde el puente, se llega a la Plaza del Altozano, verdadero centro de referencia del barrio, históricamente era el punto donde convergían los viajeros procedentes de San Juan de Aznalfarache, Tomares y Castilleja de la Cuesta, antes de atravesar el denominado puente de barcas, en dirección a Sevilla. En la plaza destaca el edificio de la Farmacia Murillo, construido por el arquitecto regionalista José Espiau y Muñoz entre 1912 y 1914.10 Avanzando por el lado derecho y lindando con el puente se encuentra la Capilla del Carmen, obra del arquitecto Aníbal González, inaugurada en 1927 y que contiene un retablo de la Virgen del Carmen. Detrás de la capilla se encuentra el actual mercado de Triana, en cuyos bajos se encuentran los restos del Castillo de San Jorge. Este castillo fue sede de la Inquisición desde 1481, si bien su construcción inicial de época árabe, data de 1171. Afectado por el continuo abandono y sucesivas crecidas del Guadalquivir, en 1823 se instala en su solar el mercado, popularmente conocido como Plaza de Abastos. Con motivo de la exposición de 1992 y con el objetivo de modernizar el citado mercado, se demolió, saliendo a la luz los restos del castillo y de un cementerio almohade. Sin distanciarse mucho de la plaza del Altozano y bordeando el mercado se llega al Callejón de la Inquisición, ubicado en la confluencia de las calles Castilla, San Jorge y Callao, fue durante siglo y medio el único testimonio visible de la presencia del antiguo tribunal inquisitorial en Triana. En el altozano también destacan el monumento a Juan Belmonte obra de Venancio Blanco, del año 1972, mira a Sevilla de costado desde la Plaza. A través de una oquedad, a la altura del pecho del torero, se puede contemplar al otro lado del río, la Maestranza, la Torre del Oro y la Giralda como si de un marco se tratara, el monumento al Flamenco. En la Calle San Jorge se encuentra Cerámica Santa Ana, sede de la fábrica y tienda de cerámica que tiene su origen en 1870, con su traslado al extrarradio de la ciudad, el edificio se convertirá en la futura sede del Museo de la cerámica de Sevilla. En la calle Castilla también se encuentra de interés la iglesia de Nuestra Señora de la O, sede de la hermandad del mismo nombre, se trata de un templo construido entre los años 1697 y 1702. Rodrigo de Triana

Para finalizar la perspectiva de la plaza, a la izquierda de la misma, discurre de manera paralela al río, la calle Betis, nombre que hace referencia a la denominación latina del río Guadalquivir, y que aún conserva algunos de los muelles del siglo XIX, conocidas como zapatas, en la calle se encuentra la Casa de la Columnas, edificio que data de 1780 en el lugar que ocupó la antigua Universidad de Mareantes, institución encargada de la formación de marineros para las tripulaciones que partían hacía América, durante los siglos XVI y XVII, el inmueble ocupa dos plantas y se estructura alrededor de dos patios, presenta dos fachadas, una principal, de carácter neoclásico con grandes columnas toscanas, a la calle Pureza, y otra de carácter secundario a la calle Betis. Durante un tiempo se convirtió en patio de vecinos, albergando actualmente un centro cívico municipal


Curiosidades

Corrales, patios o casas de vecinos Se deben destacar por su carácter arquitectónico y sociológico los denominados corrales y casas de vecinos establecidos en el barrio. Los corrales de vecino son patios en cuyo centro se solía levantar una fuente, alrededor y bordeando el patio se extienden varios corredores con puertas, que correspondían a las denominadas salas de cada vecino.11 Entre los existente en Triana destacan el corral de la calle Alfarería, número 85, que data del siglo XIX; la casa de vecinos de los números 8 y 10 de la misma calle, construido entre 1913 y 1914, obra del arquitecto José Espiau y Muñoz; la casa de vecinos del número 7 de la calle Castilla, (1907-1910), obra del arquitecto Simón Barris y Bes; la del número 88A de la misma calle, construida en 1918 por el arquitecto Ramón Balbuena y Huertas y el Corral Herrera en la calle Pages del Corro, construido en 1909, actualmente rehabilitado. Es remarcable como la presión inmobiliaria existente en los últimos años del siglo XX y en los principios del XXI han destruido una parte de este rico patrimonio arquitectónico.

MAPA

Para ver la localización de Triana pinche sobre el mapa:

Compra de Entradas

En el siguiente enlace podrá reservar para su visita guiada al Barrio de Triana y la calle Betis


Volver